Para que una puerta corredera se deslice suavemente sobre el carril-guía es imprescindible una alineación perfecta de sus dos ruedas, un armazón robusto es el siguiente paso y por último los elementos decorativos del interior, chapa perforada, madera, barrotes de forja, lamas de ventilación horizontales o verticales, chapa ciega con punta diamante, cuarterones, etc.
Estas puertas son las más idóneas para el acceso a un chalet, una urbanización o un recinto industrial.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted